Vietnam: Exótico, espiritual, amable y cautivador

Un territorio asiático que atrae a miles de turistas

Pagodas, arrozales en terrazas, millones de motos… Una ruta por Vietnam que atrae a millones de turistas Exótico, espiritual, amable e increíblemente cautivador. Así es Vietnam, un territorio de 331.000 km2 y más de 3.200 kilómetros de costa, que presume de ser el país más grande de la península de Indochina. Un destino de moda asiático con un ramillete de visitas imprescindibles.

Hanoi 

inco millones de motos y siete millones de habitantes constituyen la estampa caótica de una ciudad donde los vehículos no respetan a peatones y semáforos. «No correr, pero no parar» es la estrategia para cruzar y moverse por sus calles y por sus principales monumentos: el Mausoleo de Ho Chi Minh, con las últimas residencias anexas del mandatario vietnamita; el Templo de la Literatura, primera Universidad del país (s. XI), que sigue llenandose con jóvenes alumnos para lograr finalizar sus estudios; el sorprendente Museo Etnológico en un edificio colonial de la época francesa; la Pagoda Quan Tran Quoc y la Pagoda del Pilar Único, el gran símbolo de Hano.Y, por supuesto, recorrer las calles de su barrio antiguo en un clásico triciclo, terminando la noche tomando un té con limón en un mini taburete callejero con vistas al Puente Rojo en el lago Hoan Kiem.

Halong

Una de las bahías más famosas del mundo, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1994 por la UNESCO, con un paisaje místico es Halong. Un lugar conformado por más de 3.000 islas e islotes de piedra caliza, con cientos de cuevas en sus entrañas que atraviesan unos 800 barcos que operan en este bello rincón de aguas de color esmeralda del golfo de Tonkín. La mejor manera de conocer este enclave es pasar una noche a bordo como mínimo en alguna de estas embarcaciones que surcan estas aguas y sus coloridas aldeas flotantes. Inf: www.bhayacruises.com 

Ninh BinhA

00 km de Hanoi está Ninh Binh. Un destino que sorprende por sus campos de arroz, las rutas para bicicletas y sus paisajes fluviales en el extremo sur del delta del río Rojo. Sugerencia: navega por el río Ngo Dong al cruzar puedes entrar a decenas de formaciones kársticas a bordo de un barco de remos en Tam Coc.Sapa

Lo más trendy de Vietnam. Situada en el noroeste del país, se puede llegar en tren o por carretera hasta esta antigua estación de montaña que levantaron los franceses en 1922. Sapa es famosa por sus montañas, arrozales en terrazas y porque allí habitan las tribus H’mong, Dao y Tay. Todo un paraíso para los aficionados al trekking. 

Hoi An

n esta región del centro del país, más proclive a los tifones, brilla Hoi An, para muchos la ciudad más hermosa de Vietnam. Enclavada junto al río Thu Bon, es una villa muy bien conservada que no fue bombardeada en la guerra contra EE.UU y que mantiene su arquitectura japonesa, representada por su puente cubierto del siglo XVI, y sus numerosos templos chinos que acabaron dominando la ciudad. No puedes perderte su mercado de comida junto al puerto y los cientos de farolillos que adornan su casco viejo al que hay que acceder pagando una entrada.

Hué

a capital de los emperadores Nguyen transmite todavía la belleza de una gran ciudad imperial a pesar de que muchos de sus hermosos edificios, incluyendo los de la ciudad prohibida fueron destruidos durante la guerra en copntra de Estados Unidos. Afortunadamente el Palacio de Thai Hoa se salvó del desastre de la guerra y hoy puede admirarse en su interior el gran trono elevado que utilizaba el emperador para celebrar las recepciones oficiales y las ceremonias importantes de la época. Son también muy conocidos los cruceros en barco por el río del Perfume que llegan hasta la Pagoda de Thien Mu y sus tumbas reales. Esta pagoda se distingue por sus siete plantas y su curiosa forma octogonal.

Ho Chi Minh

A antigua Saigón es hoy una ciudad bulliciosa y vibrante, adornada con elegantes rascacielos y modernos centros comerciales, que no olvida su trágico pasado. La ciudad fue rebautizada como Ho Chi Minh en honor al líder revolucionario vietnamita tras la expulsión de los estadounidenses del país y el triunfo de los comunistas en 1975, y cuenta con visitas ineludibles como el Museo de la Guerra y el antiguo Palacio Presidencial. Entre los templos, asombra la Pagoda del Emperador de Jade, con su su atmósfera impregnada del aroma que deja el incienso.                                                                                                                                                                                   

    Fuente: elmundoalinstante.com                                                                                                                                                                                                     @boletinviajes

-->