trump

Trump: ¿mercader de fracasos?

La del presidente de EEUU, Donald Trump, no fue una venta de garage, tan tradicional en la cultura norteamericana, pero sí una de esas a las que nos tiene acostumbrados que incluyen un ingrediente fundamental: mucha pompa. El pasado fin de semana desde su cuenta de Twitter vendió victorias en modo ráfaga, lanzó un anuncio, pero también una súplica.

ección de anuncios clasificados. Es la función que tiene la cuenta personal de Twitter de Potus. A través de ella, cada día y con cero falta aparecen las ‘ventas’ del magnate que dicen que lleva las riendas de un caballo que a estas alturas parece desbocado: la jefatura de Estado. Así, hemos seleccionado algunos al azar para intentar descifrarlos.

Anuncio número 1: ¿victoria real, o derrota enmascarada?

«Es un placer comunicar que EEUU ha hecho significativos avances en nuestras negociaciones comerciales con China en importantes aspectos; entre ellos, la protección de la propiedad intelectual, las transferencias tecnológicas, la agricultura, los servicios, la moneda y muchas otras cuestiones. Como resultado de estas productivas negociaciones, pospondré el aumento de las tarifas estadounidenses previstas para el 1 de marzo. Si las dos partes hacen progresos adicionales, planearemos una cumbre para el Presidente Xi y yo mismo, en Mar-a-Lago, para concluir el acuerdo. ¡Un gran fin de semana para EEUU y China!».​

​​Así cerró la cuarta ronda de unas negociaciones que intentan enterrar el hacha de la guerra comercial entre ambos países desde la tregua de tres meses pactada entre los presidentes de ambos países a finales de noviembre. Es más, Trump ya había deslizado en más de una ocasión la posibilidad de retrasar la fecha límite del 1 de marzo para lograr un acuerdo y no subir los aranceles de 10% a 25% a importaciones chinas por un valor de 200.000 millones de dólares.

Para el analista internacional Carlos Martínez, lo que hace Trump en este tuit es intentar vender como un éxito lo que ha sido un fracaso. Al explicar la promesa que hizo en su campaña rumbo al Despacho Oval de equilibrar la balanza comercial entre ambos países, el experto sentencia que eso no era realista.

«Porque todos sabemos que las manufacturas de todas las grandes empresas norteamericanas –pero también europeas y de medio mundo– están radicadas en China y que es lógico, normal, y no puede ser de otra manera, que provoque un déficit comercial de EEUU con China».

Anuncio número 2: ¿palo y zanahoria?

«El presidente Kim se da cuenta, quizás mejor que nadie, de que sin armas nucleares, su país podría convertirse rápidamente en una de las grandes potencias económicas de cualquier parte del mundo. Debido a su ubicación y su gente (y él), ¡tiene más posibilidades de crecimiento rápido que cualquier otra nación!»

Este mensaje tiene lugar en plenos preparativos de su reunión  con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un esta semana en Hanoi, Vietnam. Según el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, quien desautorizó y desmintió a su propio presidente en una entrevista que concedió a la cadena CNN, el cónclave Trump-Kim se centrará en lograr un paso «demostrable y verificable» hacia la desnuclearización por parte de Pyongyang.

«Pensemos que Irak, Libia, Siria, fueron Estados que previamente a sus intervenciones se despojaron de todo tipo de las llamadas armas de destrucción masiva. Corea del Norte optó por el camino contrario: no despojarse y de esa forma ha conseguido una posición de fuerza que ha evitado la intervención norteamericana. Intervención que vemos en estos días en otro país sobre el que Donald Trump teóricamente no tiene ninguna preocupación como es Venezuela», observa Martínez.

En este sentido el analista opina que «Donald Trump es una persona que muchas veces no piensa ni lo que dice, ni lo que hace, y mucho menos lo que escribe en Twitter. Pero eso tiene un valor añadido, que es el de la sinceridad. En ocasiones es más sincero que sus asesores y los ministros de su Gobierno. En este caso, Corea del Norte nunca ha sido una amenaza nuclear para EEUU».

Anuncio número 3: ¿Trump de rodillas ante el precio del petróleo?

«Los precios del petróleo están subiendo demasiado. OPEP, por favor, relájese y cálmese. El mundo no puede experimentar una subida de precios. ¡Frágil!»

Este ruego desesperado para que su economía no se vaya al traste, y que estaría demostrando los flancos débiles sobre los que EEUU no tiene control, tiene su precedente cercano el pasado 5 de diciembre cuando el inquilino de la Casa Blanca tuiteó: «Con suerte, la OPEP mantendrá la producción de petróleo en los niveles actuales, no restringidos. ¡El mundo no quiere ver, o necesita, precios más altos del crudo!»

En el caso del tuit del pasado domingo actual pesa que el pasado 30 de enero los precios del crudo se incrementaron más de un 2% tras las sanciones impuestas por EEUU contra la petrolera estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), una medida que de acuerdo a Reuters, posiblemente reduzca las exportaciones de crudo de los países miembros de la OPEP y alivie algunas preocupaciones globales de exceso de oferta.

«En el caso del precio del petróleo hay que recordar que la política exterior estadounidense se ha visto beneficiada por los precios bajos del barril. De esta manera han conseguido estrangular la economía de Venezuela y también lo han intentado, sin éxito, con las economías de Irán o de Rusia que son otros dos grandes productores de petróleo. Por tanto, la política de precios bajos le ha venido bien a EEUU», señala Martínez.

Anuncio número 4: ¿humildad?

«¡RESERVEN LA FECHA! Tendremos una de las reuniones más grandes en la historia de Washington, DC, el 4 de julio. Se llamará ‘Un saludo a América’ y se llevará a cabo en el Lincoln Memorial. Gran exhibición de fuegos artificiales, entretenimiento y un discurso de su presidente favorito, ¡yo!»

Lee también: CIEP: Reducir carga fiscal de Pemex

Hace este es su anuncio sobre la celebración por el Día de la Independencia el próximo 4 de julio tras abandonar su idea inicial de un gran desfile militar en Washington –desaconsejado por sus asesores militares pues supondría cargarle casi 100 millones de dólares a los contribuyentes– que le había inspirado su homólogo galo, Emmanuel Macron, y ‘su’ desfile marcial que Trump presenció en París por el Día de la Bastilla en 2017.

El Lincoln Memorial fue protagonista de uno de los mayores y más emblemáticos actos en la historia de Washington: el celebrado discurso ‘Tengo un sueño’ que brindó Martin Luther King Jr. el 28 de agosto de 1963 ante unas 250 mil personas. Allí dará su discurso este año ‘yo’ Trump, el ‘presidente favorito’ de los estadounidenses.

Martínez hace una radiografía del perfil del mandatario norteamericano.

«Trump llegó a la política porque era de una familia millonaria y él como nuevo niño rico se dedicó a hacer, no sólo negocios, sino también espectáculos. Donald Trump era una estrella de reality shows. Le ha gustado mucho también pavonearse ante los medios de comunicación norteamericanos y esto no es más que una secuela de aquello», subraya el analista. 

Respecto a la celebración del próximo 4 de julio, el experto incide en que Trump «va a querer protagonizar esta fiesta nacional estadounidense con discurso que con toda probabilidad tendrá también sus fans, pero que va a resquebrajar la unidad de la nación en esa fecha porque la mayoría de la población norteamericana no está con su presidente. Y una intervención de este calado lo que conseguirá es que arrecien las críticas […] por su ansia de protagonismo y por su ego desmedido que le impide tomar decisiones acertadas en el ámbito electoral o de marketing político», concluye Carlos Martínez.

Fuente: mundo.sputniknews.com




-->