Fiscal Mueller:Trump no conspiró con Rusia para llegar al poder

Donald Trump festejó ayer una noticia que le da un enorme respiro de cara a su reelección: el fiscal especial Robert Mueller no encontró pruebas de que el presidente haya conspirado con Rusia tras 22 mes de minuciosa investigación. Si bien el fiscal dejó abiertas la posibilidad de que sí haya cometido el delito de obstrucción de justicia, Trump celebró su “completa y total exoneración”.

Mueller investigaba la injerencia de Moscú en las elecciones presidenciales de 2016 y la posible colusión del hoy presidente de Estados Unidos o su círculo en dicha estrategia, con el fin de favorecer la victoria del republicano. Trump siempre negó esas acusaciones y se limitó a decir que era una “caza de brujas”.

Tras conocer las conclusiones del informe, Trump celebró y dijo que el documento supone “una completa y total exoneración” a su persona y que “no hubo colusión”. En breves declaraciones a los periodistas poco antes de abordar un vuelo rumbo a Washington desde el aeropuerto internacional de Palm Beach, en el sur de Florida, Trump agregó que las acusaciones de una presunta conspiración de su campaña con Rusia han sido “la cosa más ridícula”.

Mueller había concluido el viernes su investigación sin ninguna acusación formal adicional, con lo que llevó a su fin una pesquisa que ha pendido sobre Trump casi dos años. Para hacer su informe, Mueller emitió más de 2.800 citaciones judiciales, ejecutó cerca de 500 órdenes de registro, obtuvo más de 230 pedidos de registros de comunicación, obtuvo casi 50 registros de comunicaciones telefónicas, realizó trece solicitudes de evidencia a gobiernos extranjeros y entrevistó a unos 500 testigos. Ayer Barr publicó un resumen de esa pesquisa.

En una carta de cuatro páginas dirigida al Congreso, el secretario de Justicia William Barr resumió las principales conclusiones de la investigación de Mueller. Básicamente señalaba sobre la presunta conspiración que “la investigación no estableció que los miembros de la campaña de Trump conspiraron o coordinaron con el Gobierno ruso en sus actividades de interferencia electoral”.

Sobre la obstrucción de justicia, si bien el informe de Mueller “no concluye que el presidente cometió un delito, tampoco lo exonera”. Pero el Gobierno tendría que probar ese caso “más allá de una duda razonable”, agrega.

Además, agrega que no habrá nuevos enjuiciamientos por la trama rusa: “El informe no recomienda ningún otro procesamiento ni el fiscal especial ha obtenido nuevas imputaciones ‘selladas’ que aún queden por hacerse públicas”, asegura Barr respecto a la posibilidad de que sea objeto de acusaciones una vez que abandone la Presidencia.

Si bien no encontró indicios de colusión, el informe confirma “dos esfuerzos principales de Rusia para influir en las elecciones de 2016”. El primero se refiere a las actividades a la Agencia de Investigación de Internet (IRA) de Rusia, “para llevar a cabo operaciones de desinformación y redes sociales en los Estados Unidos”, con el fin de “sembrar la discordia social e interferir en las elecciones”, y en las que no se encontró colaboración en EE.UU. El segundo se refiere a que “el Gobierno ruso pirateó con éxito las computadoras y obtuvo correos electrónicos de personas afiliadas a la campaña de Clinton y las organizaciones del Partido Demócrata, y difundió esos materiales a través de varios intermediarios, incluido WikiLeaks”.

Por esto hay 26 rusos imputados, que probablemente nunca sean juzgados en EE.UU. porque no hay tratado bilateral de extradición, pero el informe, según Barr, no encontró ninguna coordinación con la campaña de Trump.

Lee también:La regulación de criptomonedas

Los demócratas ya mostraron que no aceptarán fácilmente las conclusiones de este informe. Piden leer la totalidad del reporte y anunciaron que llamarán al ministro Barr a declarar porque discrepan con su interpretación de la investigación de Mueller. (ver aparte)

Si bien el informe deja la ventana abierta a la existencia de una posible obstrucción de justicia (un delito por el cual un presidente es factible de ser enjuiciado políticamente), el hecho de que revele que no hubo colusión entre Trump y Rusia es una victoria política para el presidente. Ya era escasa la posibilidad de un impeachment porque los republicanos tienen mayoría en el Senado, que es la cámara que debería juzgar al presidente a petición de la de Representantes. Ahora todo se vuelve un terreno mucho más nebuloso. Los demócratas podrán insistir en ciertos detalles, pero en el terreno político es claro que esta decisión le da a Trump una enorme tranquilidad para encarar su campaña de reelección en 2020.

Fuente:clarin.com

4671771221745996
-->