Assange

Julian Assange, ¿hacker o periodista?

Edward Snowden consideró que la detención de Assange marca «un momento oscuro para la libertad del periodismo». 

Julian Assange ha estado desde 2010 en el centro de una tormenta mediática y judicial que busca dañar su imagen al presentarlo como una persona controvertida al hacer énfasis en su pasado como hacker y restar sus méritos en el campo periodístico, que revolucionó con la plataforma WikiLeaks.

Edward Snowden, el ex analista de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos que reveló varios programas de espionaje masivo de ese organismo, consideró este jueves que la detención de Assange marca «un momento oscuro para la libertad del periodismo».

Lee también: Arrancan campañas electorales en España

«Las imágenes del embajador de Ecuador invitando a la Policía secreta británica a la embajada para sacar al editor de -les guste o no- un periodismo galardonado fuera del edificio acabará en los libros de historia. Los críticos de Assange pueden celebrarlo, pero es un momento oscuro para la libertad del periodismo», manifestó en su cuenta de Twitter.


La persecución contra Assange no sólo inició cuando Estados Unidos, la nación más afectada por la infiltraciones que realizó WikiLeaks, empezó en 2010 a tender un cerco alrededor del australiano sino por una tendencia de mostrar al periodista como un sujeto inestable con intereses particulares y falto de ética.

Los esfuerzos del antiguo hacker por ejercer un periodismo científico como el mismo lo definió, quedó evidenciado en los documentos secretos sobre casos de corrupción gubernamental en varios países, que divulgó WikiLeaks desde su creación en 2006, que le valió en un principio el reconocimiento internacional.

Sin embargo, esa imagen empezó a ser socavada desde que la plataforma puso en 2010 más de 90.000 documentos militares, convirtiéndose en la mayor filtración de información sobre el Ejército de Estados Unidos .

Esas filtraciones coincidieron con una acusación en Suecia contra Assange y su posterior llegada  a la embajada de Ecuador en Reino Unido en 2012, donde el gobierno del presidente Rafael Correa, le otorgó asilo durante siete años hasta su detención la víspera, luego que el mandatario Lenín Moreno le retiró la protección .

Assange desde el inicio de WikiLeaks se mostró un defensor de la democracia y el libre comercio, aunado a un sólido sistema de medios de prensa, dedicados a informar a la ciudadanía con transparencia.

Incluso Assange dedica a equiparar su proyecto periodístico con la metodología científica, basada en la presentaciones de evidencia y datos para formular teorías.

«Deseo establecer un nuevo estándar: el periodismo científico. Si publicas un artículo sobre ADN, cualquier revista de biología te obliga a remitir los datos que han servido de insumo a tu investigación —la idea es que la gente los reproduzca, evalúe y verifique», reveló alguna vez Assange en una entrevista. 

«Esto es algo que también debe hacerse en el periodismo. Hay un marcado desbalance de poder en el hecho de que los lectores no puedan verificar lo que se les dice y eso lleva a abusos», remató el australiano al destacar su afán por la transparencia total en la información.

Para el catedrático peruano David Villena Saldaña, hay cierta dosis de mala fe cuando se llama hacker a Assange, porque se busca la comparación con las connotaciones negativas que se tiene en los medios con la llamada piratería informática.

Julian Assange: «hay muchos intentos de llamarme hacker».

En una entrevista en 2010, cuando iniciaban las acusaciones contra Assange por acoso sexual, destacó que «ahora hay muchos intentos de llamarme hacker, basados en mis actividades como hacker de hace veinte años, para devaluar mi trabajo como periodista». 

«Con ello se pretende además despojarme de las protecciones legales de cualquier periodista; van contra mí personalmente, y contra esta organización.

«No obstante, es cierto que he sido un activista de la información libre durante mucho tiempo. Esos intereses de adolescente, aunque relativamente poco sofisticados, reflejan la consistencia de mi carácter», señaló.

El gobierno del presidente de Ecuador, Lenín Moreno, tras llegar al poder en 2017, inició una campaña contra Julian Assange,  y en alguna ocasión acusó al australiano de ser un hacker y no un periodista.

Assange respondió a Moreno, que «publicar pruebas de corrupción no es hackear. Soy periodista y editor. Ni siquiera Estados Unidos me tilda de hacker», escribió en su red social.

En otro mensaje, Assange adjuntó una imagen donde detalla los premios y nominaciones que ha recibido a su favor de parte de organismos como la ONU, además del apoyo a su labor como periodista y editor de parte de rotativos como Washington Post, New York Times y el Comité de Protección de Periodistas, entre otros. 

Fuente:telesurtv.net

-->