Islas Azores: cómo es por dentro el extenso archipiélago

Lagunas y cráteres volcánicos, rica cultura y gastronomía local, playas y paisajes de película, y la inmensidad del océano. Un viaje a la belleza secreta del archipiélago portugués donde, en tan solo veinticuatro horas, se pueden vivir las cuatro estaciones del año

La mayoría de la gente todavía sabe poco, si es que sabe algo, acerca de este extenso archipiélago en medio del Atlántico. Y, sin embargo, es difícil imaginar un lugar más adecuado para los amantes de la naturaleza, de los deportes de aventura o cualquiera que busque unas vacaciones libres de contaminación.  

Para los viajeros informados, las Azores han representado durante mucho tiempo una señal intermitente en el radar de posibles destinos. El reconocimiento por parte de la UNESCO y de otras reconocidas organizaciones le han otorgado al conjunto de islas un valor agregado.

Perdidas en el Atlántico, la distancia ha salvado al archipiélago de la invasión. El pequeño paraíso formado por nueve islas preserva su esencia y apuesta por un turismo sustentable, con el menor impacto posible en su paisaje y costumbres.

«Sólo alrededor del 5% de este exuberante archipiélago volcánico, Azores, posee construcciones, lo que significa que los visitantes pueden valorar un verdadero entorno natural. El resto es un mosaico de áreas protegidas y reservas marinas. Gracias a su ubicación remota en medio del Océano Atlántico, nunca están llenas de gente, incluso en la temporada alta de verano», sostuvo en diálogo con Infobae Luiz Cegato, experto en viajes de la compañía de reservas Booking.com.  

Las Azores son conocidas por sus cráteres volcánicos, aguas termales naturales, cascadas de 180 metros, montañas, lagunas cerúlelas y bosques densos (Shutterstock)
Las Azores son conocidas por sus cráteres volcánicos, aguas termales naturales, cascadas de 180 metros, montañas, lagunas cerúlelas y bosques densos (Shutterstock)

De este a oeste, las islas han sido bautizadas como Santa María, São Miguel, Terceira, Graciosa, São Jorge, Pico, Faial, Flores y Corvo, y yacen en el nexo de las placas tectónicas europeas, americanas y africanas, y son testigos de las fuerzas que dan forma a nuestro planeta. En el archipiélago abundan la fumarola, el barro y los manantiales; se trata de un mundo de cavernas, columnas y grutas formadas a partir de roca fundida; de lagos azules rodeados de bosques de laurel y cedro, y pastos verdes que modelan las laderas.

Al inexplicable encanto natural que tienen de por sí aquellos destinos rodeados completamente por agua hay que sumarle una rica cultura y gastronomía portuguesa, playas envidiables y paisajes de película. En cada una de las islas se siente el calorque emana el centro de la Tierra, el frescor de un océano que acaricia sus costas y ese aura enigmática propia de los lugares remotos.

La UNESCO designó a tres de ellas (Graciosa, Flores y Corvo) como biosferas, y el archipiélago también contiene 13 sitios Ramsar (humedales importantes) y más de 30 playas con Bandera Azul (Shutterstock)
La UNESCO designó a tres de ellas (Graciosa, Flores y Corvo) como biosferas, y el archipiélago también contiene 13 sitios Ramsar (humedales importantes) y más de 30 playas con Bandera Azul (Shutterstock)

Situadas a 1.400 kilómetros de la Península Ibérica y a 2.500 del continente americano, y por estar ubicadas en la falla que separa las placas tectónicas de tres continentes, las islas sufrieron varias erupciones volcánicas y terremotos a lo largo de su historia. «Esta razón las convierte en un paraíso de maravillas naturales:volcanes inactivos, como el de la isla del Pico; cráteres convertidos en enormes lagos; piscinas naturales de aguas termales teñidas de amarillo; playas de arena negra y acantilados; montañas verdes y a su alrededor, el inmenso océano atlántico y las fascinantes especies marinas que lo habitan», indicaron consultados por este medio desde TursimoCity, el metabuscador que compara precios de viaje.

Para obtener la mejor relación calidad-precio, los expertos recomiendan visitarlas hacia finales de mayo. Aunque el clima en Azores puede ser impredecible, la primavera suele ser cálida y soleada, mientras que las islas florecen con colores vibrantes en primavera.

Aventuras en el mar

Hasta un tercio de los cetáceos del mundo se pueden encontrar en las aguas alrededor de las Azores, incluidos los delfines nariz de botella (Shutterstock)
Hasta un tercio de los cetáceos del mundo se pueden encontrar en las aguas alrededor de las Azores, incluidos los delfines nariz de botella (Shutterstock)

Las Azores son más conocidas por la observación de ballenas y delfines; el archipiélago es una parada o hogar para aproximadamente un tercio de las especies de cetáceos del mundo. Los residentes de todo el año incluyen cachalotes, delfines comunes y delfines mulares. Muchas otras especies (incluidas las ballenas azules, el animal más grande en la historia del planeta) pasan a través de las rutas de migración.

Los tours se realizan desde las islas más grandes y hacen todo lo posible para observar ballenas de manera responsable. Un código de conducta gobierna cuántos botes pueden congregarse cerca de una ballena, la dirección desde la cual deben acercarse a los animales y por cuánto tiempo se les permite hacerlo.

No hace mucho, la gente recorría las aguas armada con arpones en lugar de cámaras. La caza de ballenas, introducida por los estadounidenses en el siglo XVIII, desempeñó un papel importante en la economía de las Azores hasta 1987. Una de las muchas ironías es que las torres de vigilancia utilizadas una vez para cazar ahora ayudan a dirigir los barcos turísticos. El Museu dos Baleeiros en Pico y la estación de caza de ballenas en Porto Pim cuentan la historia de la industria y su desaparición.

La visibilidad del océano alcanza los 30 metros entre mayo y octubre (Shutterstock)
La visibilidad del océano alcanza los 30 metros entre mayo y octubre (Shutterstock)

Lo que atrae a las ballenas es el agua rica en nutrientes que brota de las profundidades. Esto es también lo que convierte a las Azores en una de las mejores ubicaciones de buceo en el Atlántico, si no es la mejor. Los tiburones azules y muchas otras grandes especies de peces pelágicos son visitantes frecuentes en el Atlántico medio.

El abanico de especies (desde la barracuda de Yellowmouth hasta las tortugas bobas y las langostas) surge de la extraordinaria variedad de hábitats. Zorzal, pez damisela y morenita habitan en las bahías de color verde jade de la costa; la aguja, el atún y el tiburón se arremolinan alrededor de los picos de volcanes apenas sumergidos; y los gatos, bonitos y meros patrullan las paredes de acantilados submarinos. Las formas de vida más delicadas se refugian en cuevas formadas a partir de tubos de lava; e innumerables otras especies se alojan en los naufragios que abarrotan el fondo marino.

Regatas, surf, windsurf y kayak

Las condiciones de las islas también hacen que el windsurf, el kayak, el stand up paddle y otras actividades acuáticas sean excelentes (Shutterstock)
Las condiciones de las islas también hacen que el windsurf, el kayak, el stand up paddle y otras actividades acuáticas sean excelentes (Shutterstock)

El clima templado, el agua caliente y la variedad de la costa también hacen de las Azores un destino ideal para realizar deportes acuáticos durante todo el año. Las atracciones para los navegantes son obvias y los puertos de las Azores albergan un calendario de regatas y eventos. Horta, la principal ciudad de Faial, es el centro cosmopolita de este tráfico transatlántico, y su puerto deportivo se ha convertido en una galería al aire libre de murales pintados por tripulaciones supersticiosas antes de partir en sus viajes.

Durante la última década, se ha difundido la información sobre el surf consistente y sin aglomeraciones de las Azores; Santa María y São Miguel tienen playas y puntos confiables; mientras tanto, los aficionados se dirigen a las fajãs (tierras planas al pie de los acantilados) de São Jorge, donde el Atlántico se estrella contra los arrecifes para crear olas más largas en forma de tubo.

Las condiciones también hacen que el windsurf, el kayak, el stand up paddle y otras actividades acuáticas sean excelentes, mientras que aquellos que buscan algo menos arriesgado siempre pueden darse un baño en uno de los pozos para nadar formados por la lava cuando se enfría y fluye hacia el mar.

Aventuras en tierra

La topografía de las islas habla de su origen volcánico, sin embargo hay más para ver que solo cráteres y conos (Shutterstock)
La topografía de las islas habla de su origen volcánico, sin embargo hay más para ver que solo cráteres y conos (Shutterstock)

Cualquier persona interesada remotamente en la geología encontrará en el archipiélago un maravilloso mundo de aventuras en tierra. La topografía de las islas habla de su origen volcánico, sin embargo hay más para ver que solo cráteres y conos. Los sistemas de cuevas, formaciones rocosas, aguas termales y otros «mistérios» (misterios, el nombre dado a parches de tierra cubiertos de lava) esperan ser descubiertos por los turistas.

El volcán Capelinhos que surgió del fondo marino de Faial en 1957 es uno de los sitios mejor documentados del mundo; el centro de interpretación debajo de su faro ahora abandonado hace un excelente trabajo para explicar las ocasionales convulsiones de la Tierra.

El monte Pico es la montaña más alta de Portugal y si las condiciones son adecuadas, el ascenso de tres horas para capturar el amanecer o el atardecer es la experiencia de senderismo más importante del destino. Sin embargo, se enfrenta a una dura competencia con unos 60 senderos marcados que cruzan las islas.

En Pico, descender a uno de los tubos de lava más largos del mundo, la Gruta das Torres, para inspeccionar estalagmitas raras, así como formas extrañas, es una de las excursiones preferidas por los viajeros. Por su parte, aparte de un hermoso lago, la parroquia de Furnas en São Miguel tiene una actividad volcánica agradable para el público, incluidas las fumarolas y las marismas.

Un poquito más: saltos, ciclismo de montaña y parapente

São Miguel, Santa María, São Jorge y Flores cuentan con más de 50 rutas repletas de cascadas, desde las más pequeñas para principiantes hasta descensos para profesionales (Shutterstock)
São Miguel, Santa María, São Jorge y Flores cuentan con más de 50 rutas repletas de cascadas, desde las más pequeñas para principiantes hasta descensos para profesionales (Shutterstock)

São Miguel, Santa María, São Jorge y Flores cuentan con más de 50 rutas repletas de cascadas, desde las más pequeñas para principiantes hasta descensos para profesionales.

Los amantes de los caballos y los ciclistas de montaña estarán bien atendidos, ya que estas formas de transporte se ajustan al espíritu ecológico de las islas. São Miguel, Terceira y Faial tienen establos que ofrecen paseos a caballo, y en São Miguel, Santa María, Terceira, São Jorge, Pico y Faial, variados centros de alquiler de bicicletas le presentan al viajero senderos que van desde pistas ultra-técnicas hasta suaves circuitos a orillas del lago.

Hace aproximadamente 20 años, las Azores también organizan festivales de parapente. La isla más grande del archipiélago portugués, São Miguel, sirve como escenario paralos principales puntos de despegue.

Vino, café, queso y té

Los azorianos utilizan el calor térmico para cocinar a fuego lento su cozido tradicional, un guiso de carne y verduras, debajo de la tierra (Shutterstock)
Los azorianos utilizan el calor térmico para cocinar a fuego lento su cozido tradicional, un guiso de carne y verduras, debajo de la tierra (Shutterstock)

Sin embargo, no siempre ha sido idílica la vida en las islas. A lo largo de su historia, los azorianos han tenido que superar enfermedades, erupciones volcánicas, terremotos y huracanes que han diezmado su suministro de alimentos y amenazado su economía y su supervivencia.

Los azorianos son maestros de la reinvención y el ingenio: han aprendido a cultivar té y café, plantas que no son nativas de las islas pero que florecen en el clima templado y en un suelo volcánico rico en minerales. También han preservado y perfeccionado las tradiciones de siglos de antigüedad en la fabricación de queso y la producción de vino para garantizar la sostenibilidad y salvaguardar su cultura.

Como si eso no fuera lo suficientemente tentador, durante los últimos años ha habido cada vez más aerolíneas, más opciones y tarifas más baratas para los viajeros que intentan llegar a este otro Edén en medio del océano.

El principal destino del mundo para el turismo sostenible

Las Azores formalizaron la candidatura a la certificación de destino de turismo sostenible, siendo el primer archipiélago del mundo en perfilarse para tener el sello del Consejo Global de Turismo Sostenible (Shutterstock)
Las Azores formalizaron la candidatura a la certificación de destino de turismo sostenible, siendo el primer archipiélago del mundo en perfilarse para tener el sello del Consejo Global de Turismo Sostenible (Shutterstock)

En el contexto de la Agenda Universal 2030 para el Desarrollo Sostenible y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) desarrollada por Naciones Unidas, el 2017 se estableció como el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo y partir de allí la Organización Mundial de Turismo ha promovido el cambio en políticas y prácticas comerciales, así como el comportamiento de los consumidores para fomentar un sector turístico más sostenible que pueda contribuir a los 17 objetivos de los ODS.

Desde hace mucho se reconoce mundialmente el valor incalculable de las Azores. La UNESCO considera Patrimonio Mundial el Centro Histórico de Angra do Heroísmo, en la isla de Terceira desde 1983, y el Paisaje Vitivinícola de la isla de Pico desde 2004.

El gobierno regional apunta a producir el 75% de la energía de las islas a partir de fuentes renovables. No es de extrañar, entonces, que las Azores alguna vez fueron nombradas como el principal destino del mundo para el turismo sostenible por Quality Coast, un programa de certificación respaldado por la Comisión Europea. De hecho, es el único lugar en el mundo que recibe un Premio de Platino, el más alto galardón de la organización.

La UNESCO considera Patrimonio Mundial el Centro Histórico de Angra do Heroísmo, en la isla de Terceira desde 1983, y el Paisaje Vitivinícola de la isla de Pico desde 2004 (Shutterstock)
La UNESCO considera Patrimonio Mundial el Centro Histórico de Angra do Heroísmo, en la isla de Terceira desde 1983, y el Paisaje Vitivinícola de la isla de Pico desde 2004 (Shutterstock)

«El 72% de la comunidad viajera cree que es necesario actuar ahora y elegir opciones de viaje sustentables para resguardar la Tierra para las futuras generaciones. Sin embargo, el 72% de la comunidad global desconoce las ‘etiquetas’ que señalan los alojamientos amigables con el medio ambiente, el 37% no sabe cómo hacer que su viaje sea más ecológico, y el 36% sostiene que no tiene el presupuesto para afrontar el gasto de viajar de forma sustentable», advirtieron desde la compañía de reservas de viaje.

Según datos recopilados por TurismoCity, las Azores están en el Top 100 de los destinos más sostenibles del mundo y se han considerado el destino turístico más sostenible de Europa, al conseguir una clasificación de 8,9 puntos de 10. 

Las Azores formalizaron la candidatura a la certificación de destino de turismo sostenible, siendo el primer archipiélago del mundo en perfilarse para tener el sello del Consejo Global de Turismo Sostenible (GSTC), debiendo cumplir con ciertos criterios establecidos por éste; entre ellos, los impactos económicos en el ambiente o en el patrimonio.

-->