Inauguran en Colombia el túnel vial más largo de América Latina

El Túnel de Oriente, ubicado en el departamento de Antioquia, en Colombia, es considerado el túnel vial más largo de América Latina, según las autoridades ese país, que tras varios años de obras lo inauguraron el 15 de agosto.

La obra total de este túnel consta de aproximadamente 22,3 kilómetros, 1,9 kilómetros en nueve viaductos, dos intercambios viales, 4 kilómetros de vías a nivel y tres túneles, uno de ellos de 8,2 kilómetros de longitud, “que se convierte en el túnel vial más largo en operación en América Latina”, según la Presidencia de Colombia, y que este lunes recorrió el presidente Iván Duque, junto con funcionarios locales.

El objetivo de este túnel es conectar a Medellín, la capital de Antioquia, con el aeropuerto Internacional José María Córdoba de Río Negro, en unos 18 minutos, casi la mitad de tiempo de lo que se que se gastaba en la vía tradicional.

“El proyecto se inicia en Medellín, en la doble calzada Las Palmas, con un intercambio vial compuesto por dos viaductos, de 176 metros de longitud, que permitirá entrar al primer túnel, denominado ‘Seminario’, que tiene una longitud de 0,8 km”, dice un comunicado de Presidencia.

“Luego habrá un trayecto de vía a cielo abierto, de 4,5 kilómetros, ubicado en la zona centro oriental del Valle de Aburrá, diseñado como una vía rápida y segura compuesta por 9 viaductos que tienen en su totalidad 1.427 metros”, agrega.

El presidente Iván Duque la describió como una obra “emblemática”.

“Esta es una obra emblemática que muestra lo mejor de nuestra ingeniería y de nuestra capacidad creativa”, dijo el presidente colombiano en una ceremonia de inauguración este jueves.

Vehículos usan el Túnel de Oriente en Medellín, Colombia, tras su inauguración el 15 de agosto de 2019. (JOAQUIN SARMIENTO/AFP/Getty Images)

Según la Gobernación de Antioquia el costo de la obra fue aproximadamente de 1,1 billones de pesos colombianos, poco más de 317,2 millones de dólares al cambio actual.

La construcción de la obra lleva décadas. El primer contrato para esta obra de ingeniería fue firmado en 1997, cuando era gobernador de Antioquia Álvaro Uribe Vélez, quien sería presidente de Colombia cinco años después (2002-2010). Según reseña el diario El Espectador, la primera parte de este proyecto empezó a construirse en 2011, pero entonces tuvo que quedar paralizada por varios años, por problemas con la licencia ambiental, que según el presidente Iván Duque fueron “argumentos pueriles”.

La obra fue detenida hasta enero 2015 cuando, según la Gobernación de Antioquia, empezó la construcción final, que se entrega cuatro años después.

Este proyecto de infraestructura, cuenta con “tecnología de punta”, según la Gobernación de Antioquia, para darles seguridad a los usuarios. Entre otras medidas de seguridad están ventiladores de última generación, 100 cámaras de detección de incidentes y un centro de control de operaciones que funcionará todo el día toda la semana, para monitorear la seguridad vial del proyecto, según la Gobernación.

En América Latina hay algunos proyectos que pretenden tener el título de “el túnel más largo” de la región. Por ejemplo, el túnel Agua Negra, que unirá a Chile y Argentina y se planea que tenga una longitud de 13,9 k.m..

Y Colombia también tiene proyectado construir el Túnel del Toyo, que, de nuevo, promete ser “el más largo de América Latina”, y tiene una longitud de 9,84 kilómetros, y conectará a Medellín con el Urabá antioqueño, así como al departamento de Antioquia con el centro del país, la Costa Pacífica y Atlántica. El proyecto fue adjudicado en 2015 y se espera que entre en operación en unos 10 años desde entonces.

Antes de la inauguración de este túnel, el más largo del país era el Túnel de Occidente, de 4,6 kilómetros de longitud y conectaba Medellín y Santa Fe de Antioquia. Ese túnel fue inaugurado en 2006.

-->