Houston va tras la corona y Washington puja por el 7mo

Tras la victoria de los Astros en el quinto juego de la Serie Mundial, tras partir abajo en la serie, el clásico de otoño retorna a Houston con el hasta ahora esquivo reto de ganar en casa y ser los monarcas de esta temporada.

Por Houston, el reto se le encomendará a Justin Verlander a pesar de su récord adverso en finales. “No estaríamos aquí de no ser por él”, declaró George Springer, jardinero de los Astros, antes de añadir “no me importa lo que indiquen las estadísticas individuales”.

Luego, a manera de reiterar su afirmación, el pelotero repitió: “No estaríamos aquí de no ser por él. Así que me alegra que le estemos entregando la pelota. Ya veremos qué sucede”.

Verlander tendrá una oportunidad de hacer que la afición olvide su mala racha de postemporada, que incluye derrotas de este año en partidos en que los Astros estaban a un triunfo de avanzar a la siguiente fase en la serie divisional y en la serie de campeonato de la Liga Americana.

Con miras a conquistar su segundo título en tres años, los Astros confiarán en el derecho de 36 años para el sexto partido, en Houston, para medirse a Stephen Strasburg y los Nationals de Washington el martes por la noche.

Hasta ahora ha sido divertido jugar fuera de casa: sólo dos veces antes en la historia de las ligas mayores los equipos de casa habían sido los perdedores de los primeros cinco partidos de una Serie Mundial.

Los Nats ganaron los dos primeros en Houston por un total de carreras de 17-7, antes que los Astros respondieran para alzarse con tres victorias en Washington por un total de 19-3.

El equipo de la capital llegó al fin de semana con una racha de 18 triunfos en 20 juegos, la mejor hilvanada que el equipo haya logrado desde que se mudó de Montreal a Washington en 2005. Pero luego cayeron a marca de 0-3 en casa.

“Nosotros simplemente vamos a regresar a jugar”, destacó el jardinero dominicano Juan Soto, de los Nationals. “Trataremos de hacer lo que hemos hecho antes”.

Ahora llega el receso del lunes en la serie a ganar cinco de siete, antes que Houston confíe en que Verlander defina la Serie Mundial.

En caso de que no lo logre, el séptimo y definitivo encuentro se jugaría el miércoles, el que Washington espera asignar a Max Scherzer, tres veces ganador del premio Cy Young y que fue descartado para el quinto duelo horas antes del inicio debido a un problema de cuello que le impidió alzar su brazo de lanzar.

Scherzer reveló que recibió una inyección de cortisona y requirió de la ayuda de su esposa tan solo para poder vestirse.

“Esto se trató de algo pequeño que se convirtió en algo grande y terminó siendo algo descomunal”, señaló. “Yo solo espero que los médicos estén en lo correcto y que algo pueda hacerse para el séptimo juego”.

Eso, por supuesto, podría no ser necesario.

4671771221745996 -->