EEUU sanciona al hijo de Nicolás Maduro

El gobierno de Donald Trump sancionó al joven de 29 años por ser miembro de la «ilegítima» Asamblea Constituyente instalada en 2017

Estados Unidos sancionó este viernes al hijo de Nicolás Maduro, conocido como «Nicolasito», por servir al «régimen ilegítimo» de su padre y «reprimir al pueblo venezolano».

El Departamento del Tesoro dijo que Nicolás Ernesto Maduro Guerra tendrá a partir de ahora congelado cualquier activo que posea en Estados Unidos y estará impedido de hacer negocios con personas y empresas estadounidenses.

El gobierno de Donald Trump sancionó al joven de 29 años por ser miembro de la «ilegítima» Asamblea Constituyente instalada en 2017, y del Cuerpo de Inspectores Socialistas de la Presidencia, donde fue nombrado por su padre en 2014.

«Maduro confía en su hijo Nicolasito y otros cercanos a su régimen autoritario para mantener un dominio absoluto sobre la economía y reprimir al pueblo de Venezuela», dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, al anunciar la medida.

La decisión se suma a los «intentos por derrocar» a Maduro y busca «afectar su tranquilidad al atacar directamente a miembros de su familia», indicó un comunicado difundido este viernes por el Ministerio de Relaciones Exteriores venezolano. 

«Anuncian medidas ilegales contra el constituyente Nicolás Ernesto Maduro Guerra con el oscuro propósito de personalizar el ataque continuado a la revolución bolivariana y al liderazgo del presidente» Maduro, reseñó el texto.

Por su parte, Mnuchin añadió que «el Departamento del Tesoro continuará actuando contra los familiares cómplices de los miembros del régimen ilegítimo que se benefician de la corrupción de Maduro».

Estados Unidos impulsa la salida del poder de Maduro, a quien considera un «dictador», y apoya los esfuerzos del jefe del Parlamento, Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por medio centenar de países, para encabezar un gobierno de transición y organizar nuevas elecciones.

Al sancionar al hijo de Maduro, el Tesoro destacó que la oficialista Asamblea Constituyente «fue creada a través de un proceso antidemocrático instigado por el gobierno de Maduro para subvertir la voluntad del pueblo venezolano».

La Constituyente, elegida en comicios desconocidos por los adversarios de Maduro y gran parte de la comunidad internacional, asumió en la práctica las funciones del Legislativo, único poder en manos de la oposición.

La administración de Trump también acusó a Maduro Guerra de participar en actos de propaganda y de censura, y de enriquecerse ilícitamente de las minas venezolanas junto a su padre y la primera dama, Cilia Flores.

Además, lo responsabilizó de diseñar a principios de este año una estrategia para impedir el ingreso de ayuda humanitaria al país.

El flautista que baila con dólares

Maduro Guerra se presenta en Twitter como «soldado hasta más allá de esta vida» del fallecido expresidente Hugo Chávez (1999-2013), mentor de su padre y padre de la «revolución bolivariana».
El economista y flautista del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, es fruto del primer matrimonio de Nicolás, quien en julio de 2013, tras ganar la presidencia, se casó en segundas nupcias con Flores.

«Nicolasito», famoso por protagonizar una cuña televisiva del chavismo que comienza con él tocando la flauta, estuvo en el ojo del huracán en marzo de 2014, tras hacerse viral un video en el que aparecía bailando bajo una lluvia de dólares en una boda en un lujoso hotel en Caracas.

Las imágenes, conocidas cuando ya arreciaba la crisis económica de alta inflación y escasez de alimentos y medicinas que vive causaron indignación. 

Al comunicar el alcance de las sanciones a Maduro Guerra, el Tesoro destacó que estas medidas «no necesitan ser permanentes».

Podrán ser levantadas si los destinatarios «toman acciones concretas y significativas para restablecer el orden democrático, se niegan a participar en abusos contra los derechos humanos, denuncian los abusos cometidos por el gobierno y combaten la corrupción en Venezuela», dijo.

Washington sancionó hasta los momentos a decenas de funcionarios, exfuncionarios y entidades venezolanas por corrupción, narcotráfico y abusos de los derechos humanos desde 2015, cuando declaró a Venezuela «una amenaza para la seguridad nacional». 

Pero tras la instalación de la Constituyente en agosto de 2017 recrudeció las medidas económicas y diplomáticas contra autoridades, entre ellos Maduro, su esposa y otros altos cargos.

-->