Correa confirma que Assange interfirió en elecciones

El expresidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo el martes en una entrevista con CNN en Español que su país estaba al tanto de que el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, estaba interfiriendo en las elecciones presidenciales de EE.UU. en 2016 desde la embajada de Ecuador en Londres, donde Assange vivió por casi siete años amparado por un asilo político.

“Sí notamos que estaba interfiriendo en las elecciones y eso no lo permitimos porque tenemos principios, valores muy claros y como no nos gustaría que interfirieran en nuestras elecciones no vamos a permitir que eso pase con un país extranjero y amigo como EE.UU.”, dijo Correa.

El expresidente le otorgó el asilo a Assange en 2012, quién se refugió en la embajada para evitar la extradición a Suecia por acusaciones de agresión sexual. Assange niega los señalamientos.

Correa alimentó su ascenso al poder mediante campañas denominadas “antimperialistas” donde con frecuencia criticaba las políticas del gobierno estadounidense y los mandatarios de turno. También apoyó a Assange luego de que WikiLeaks divulgara documentos altamente clasificados del Pentágono.

Los comentarios de Correa llegan un día después de que CNN publicara una investigación exclusiva basada en reportes de vigilancia que describen cómo Assange transformó la Embajada de Ecuador en Londres en un comando central desde donde orquestó una serie de revelaciones que sacudieron la campaña presidencial estadounidense de 2016.

Los reportes de seguridad obtenidos por CNN detallan las actividades de Assange en la embajada y describen cómo Assange se reunió con ciudadanos rusos y piratas informáticos de clase mundial en momentos críticos de la campaña, a menudo durante horas. También dicen que Assange adquirió nuevos y potentes equipos de computación y de redes para facilitar la transferencia de datos, esto, pocas semanas antes de que WikiLeaks recibiera de agentes rusos una serie de materiales hackeados.

“La justificación de WikiLeaks fue de que estaban dando información verídica,” dijo Correa a CNN. “Sí, pero era solo sobre Hillary Clinton, no sobre [Donald] Trump. Entonces no estaban diciendo toda la verdad y no decir toda la verdad se llama manipulación. Y eso no lo vamos a permitir”.

WikiLeaks no respondió a los múltiples pedidos de comentarios sobre la investigación exclusiva de CNN. Los abogados de Assange se negaron a comentar.

En la entrevista del martes por la mañana, Correa se distanció de Assange a pesar de que ha defendido en varias ocasiones su decisión de otorgarle el asilo.

“¿Sabe cuántas veces yo he hablado personalmente con Assange? Nunca. No lo conozco”, dijo Correa. “Solo una vez me entrevistó cuando trabajaba con Russia Today, por Skype”.

Antes de que Assange llegara a la embajada en 2012, el fundador de WikiLeaks presentaba un programa en RT, una cadena de televisión en inglés controlada por el Kremlin. En esa entrevista con RT, Correa explicó cómo admiraba al pueblo estadounidense, pero tenía problemas con la política exterior de EE.UU.

Correa fue presidente de Ecuador de 2007 a 2017 y construyó su nombre en la plataforma internacional como antagonista de Washington, siguiendo el molde del fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Las revelaciones de WikiLeaks socavaron la campaña de Clinton mientras ella trataba de consolidar su base para asegurar la candidatura demócrata. Al mismo tiempo, en octubre de 2016, le dieron a Trump un salvavidas cuando su campaña estaba al borde del colapso. Esto, luego de que saliera a la luz una grabación de 2005 en la cual Trump hizo comentarios misóginos durante una entrevista con el programa “Access Hollywood”.

A pesar de la ira de Correa contra las políticas estadounidenses, en la entrevista con CNN, el exmandatario negó la noción de que su gobierno haya trabajado con Assange para ayudar a Trump a ganar la elección.

“Yo soy mucho más cercano a Hillary Clinton que a Trump. A Hillary la conozco, la admiro. Yo fui estudiante de doctorado en EE.UU. cuando estaba Bill Clinton (de presidente). Trump es enemigo de nuestros migrantes. ¿Por qué rayos vamos a apoyarlo? Nada de esto tiene sentido”, enfatizó Correa.

Varias agencias de inteligencia de EE.UU. reportan que la interferencia del Kremlin en las elecciones estadounidenses, con el apoyo de WikiLeaks, fue diseñada para que Trump fuese elegido presidente. Assange niega haber trabajado en nombre del Kremlin.

CNN reportó el lunes que, tras la publicación de WikiLeaks de los correos electrónicos del jefe de campaña de Hillary Clinton, John Podesta, en octubre de 2016, EE.UU. expresó su preocupación a Ecuador por el hecho de que Assange estaba utilizando la embajada para ayudar a Rusia a interferir en las elecciones. Poco después, la embajada cortó el acceso a internet y el servicio telefónico de Assange.

En la entrevista, Correa negó haber recibido advertencia alguna de EE.UU. y señaló que la decisión de dejar a Assange sin internet fue “por iniciativa propia, por nuestros principios y nuestros valores”.

El exmandatario ecuatoriano también dijo que “no tenía sentido” decir que Assange era “el jefe de la embajada”, minimizando la influencia que el fundador de WikiLeaks ejercía en la sede diplomática, descrita así en los reportes obtenidos por CNN. Estos documentos señalan con detalle cómo Assange rivalizaba con guardias y personal diplomático y cómo utilizó sus conexiones con altos funcionarios del Gobierno de Ecuador para amenazar a los empleados de la embajada.

Correa dejó el poder en 2017 y fue sucedido por Lenín Moreno, un aliado cercano que había sido su vicepresidente por más de seis años. Pero tras ser elegido, Moreno se distanció de Correa y comenzó a desmantelar muchas de sus políticas, incluida su amistosa relación con Assange. En abril, Moreno revocó el asilo que Ecuador le había concedido a Assange, allanando así el camino para que la policía británica pudiera entrar en la embajada y arrestarlo.

Cuando eso sucedió, Correa dijo que Moreno era “el traidor más grande de la historia ecuatoriana y latinoamericana” y que la decisión de revocar el asilo era “un crimen que la humanidad jamás olvidará”.

Patricia Ramos colaboró con este reportaje.

-->