Confrontación EE. UU-China: Del sector tecnológico a la recesión global

Los primeros perjudicados de la confrontación arancelaria EE.UU-China comenzaron a emerger. Tal y como estaba previsto, las medidas estadounidenses apuntaron inicialmente hacia el sector de alta tecnología, en particular hacia el establecimiento de restricciones a la empresa china Huawei, conocida a nivel global por sus teléfonos inteligentes y por ser líder mundial en equipos de telecomunicaciones.

En el desarrollo de la red móvil de quinta generación conocida como 5G—la empresa china se ha constituido en un gran referente. Si se toma en cuenta, la pertinencia de esta tecnología en el desarrollo de la próxima generación de productos y servicios digitales, la restricción del gobierno americano hacia los operadores de ese país, particularmente a Google, para la prestación de asistencia técnica, obligará a Huawei a operar con sistemas operativos que merman sustancialmente su base de negocios, afectando a sus clientes.

La prohibición de Huawei como proveedora de alta tecnología y telecomunicaciones a EEUU, incluso con la prórroga de 90 días otorgada al final de la jornada, insinúan tiempos difíciles para la empresa china.

 En medio del crecimiento y la importancia que han tomado la Inteligencia Artificial y las redes de última generación, China se planta en el escenario internacional, no solo como un rival comercial, sino como un adversario capaz de posicionarse a la par de EE.UU en el delicado y estratégico sector tecnológico, para ello, el país asiático ha realizado un vasto esfuerzo de décadas, en la búsqueda de  robustecer y actualizar su sector de producción de ciencia y  tecnología, al margen de las acusaciones de la administración estadounidense de robo de conocimientos técnicos (now how), espionaje y transferencia forzada de tecnología. Para los estrategas resulta cada vez más conflictivo deslindar con precisión, dónde termina el comercio y dónde empieza la seguridad nacional. La superioridad tecnológica y económica está en juego.

¿Se acerca una recesión de la economía global?

En medio de este conflicto, la interrogante a resolver por parte de analistas y estrategas está referida a las posibles consecuencias que pudieran producirse en términos de desaceleración de la economía mundial.

Los pronósticos de recuperación de la economía global, formulados por el Fondo Monetario Internacional para el segundo semestre de 2019, han quedado en suspenso.

Por su parte, la OCDE en su informe semestral de Perspectivas, calcula que “más fricciones entre Estados Unidos y China podrían restar seis décimas al producto interior bruto (PIB) mundial en dos o tres años”.

Fuente: OECD (2019), OECD Economic Outlook, Volume 2019 Issue 1: Preliminary version, OECD Publishing, Paris, 

Los síntomas recesivos que comienzan a avizorarse en algunas regiones no constituyen solo casos aislados, pero no se puede asegurar que son una tendencia que se acentuará en el tiempo.  En Asia, pareciera empezar a reflejarse algunos efectos negativos de la confrontación EEUU-China.

Los países de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAM) están particularmente expuestos a este conflicto, debido a sus vínculos comerciales tanto con EE. UU como con China. Singapur, bajó su PIB a 1,2% en el primer trimestre del 2019 —su peor crecimiento en los últimos 10 años—Tailandia, una economía muy vinculada a las exportaciones provenientes de EE. UU redujo su PIB a 3% en los primeros meses del 2019. (Publicaciones AGORA mayo 2019)

En América Latina, México se ubicó en marzo como el primer socio comercial de EE-UU al mermar el volumen de intercambio comercial con China. Pudiera inferirse algún efecto positivo para otros países de la región u otros sectores productivos, sin embargo, resulta prematuro adelantar pronósticos. Según la OCDE, Brasil, primera economía latinoamericana, sufrirá una desaceleración del crecimiento: en 2019 se espera que el Producto Interior Bruto (PIB) crezca un 1,4%, frente al 2,1% anterior.

En el Sector financiero, la pasada semana, una encuesta entre inversores de Bank of America y Merril Lynch, reflejó que la desaceleración de la inversión proveniente de China sería el riesgo número uno de los inversores de cartera. Igualmente, prevén una caída en las acciones de las empresas del sector tecnológico en las próximas jornadas. Para el 15 de mayo, en términos de capitalización de mercado, la principal pérdida fue para la empresa Apple, unos 100 millones de US$.

La mayoría de los economistas alertan sobre las nocivas consecuencias de estas guerras arancelarias; son los consumidores nacionales y los importadores quienes terminan asumiendo el costo de esos aranceles En esta oportunidad, de continuar la contienda, la misma se acompañaría de sucesivas rupturas en las cadenas de suministro a nivel global. Dada la interdependencia existente: la dimensión del conflicto seria mundial.

“Ayer estábamos al borde, hoy hemos dado un gran paso adelante”

                                                                                            Marshall Mc Mahon

Rubén Orlando Noguera*-Barquisimeto (Venezuela) 29 mayo 2019

-->