¿Cómo te afectarán los nuevos aranceles a China?

Ahora podría ser un buen momento para comprar una nueva computadora portátil, un iPhone o un televisor.

Los precios de esos y otros productos de fabricación china podrían subir después del 1 de septiembre, cuando el presidente Donald Trump dice que impondrá nuevos aranceles a otras importaciones de China por valor de otros 300.000 millones de dólares.

La nueva ronda de aranceles podría afectar más a los consumidores estadounidenses que una primera ronda de aranceles impuesta por Trump el año pasado, que afecta principalmente los materiales industriales en lugar de los bienes cotidianos.

¿Qué podría ser más caro?

Los compradores podrían ver subir el precio de los productos electrónicos, la ropa, los zapatos y los juguetes porque las empresas estadounidenses importan desde China una parte importante de esos productos vendidos en Estados Unidos.

Los teléfonos inteligentes, computadoras portátiles y tabletas, computadoras de escritorio, consolas de videojuegos, televisores y cámaras digitales están en la lista de aranceles.

Alrededor del 42% de la ropa vendida en Estados Unidos se vería afectada con el arancel, así como casi el 70% de todo el calzado, según la Asociación Americana de Ropa y Calzado.

New Balance, por ejemplo, advirtió que los aranceles podrían incluso hacer que las zapatillas que fabrica en Estados Unidos sean más caras porque necesita importar componentes de China que ya no se fabrican en el país.

El arancel también podría elevar el precio de algunos de los juguetes más populares de la próxima temporada de vacaciones, que generalmente se envían al país en agosto y septiembre, dijo el presidente de la Asociación de Juguetes, Stephen Pasierb.

Alrededor del 85% de los juguetes vendidos en Estados Unidos se fabrican en China, incluida la muñeca L.O.L Surprise, una de las más vendidas. El gigante de los juguetes Hasbro ya advirtió que tendría que subir los precios si los aranceles entran en vigencia.

El precio podría subir en miles de otros bienes si los nuevos aranceles entran en vigencia en septiembre. Fuegos artificiales, peces y Biblias también serían golpeados.

¿Quién paga el arancel?

Como lo ha hecho muchas veces antes, Trump afirmó el jueves, falsamente, que los aranceles le han costado a China en lugar de a los consumidores estadounidenses.

“Estamos recibiendo miles de millones de dólares. No ha habido absolutamente ninguna inflación y, francamente, no le ha costado nada a nuestro consumidor. Le ha costado a China”, dijo Trump en declaraciones a los periodistas en la Casa Blanca, y agregó que las empresas ahora se están mudando de China para evitar los aranceles.

Pero los estudios económicos muestran que los consumidores estadounidenses, y no China, están soportando el peso de los aranceles. El informe económico más reciente de la Casa Blanca, publicado en marzo, reconoció que cualquier beneficio de los aranceles se compensa con “costos pagados por los consumidores en forma de precios más altos y con consumo reducido”.

Algunas compañías estadounidenses están trasladando la producción fuera de China para evitar pagar el arancel. Pero en lugar de regresar a Estados Unidos, generalmente se mudan a otros lugares de Asia. Las importaciones han aumentado significativamente este año desde Vietnam, Taiwán, Bangladesh y Corea del Sur.

Para aquellas empresas estadounidenses que no se mudan de China, un proceso que podría llevar meses, si no años, deben decidir cuánto del costo del arancel adicional absorberán y cuánto caerá a los consumidores.

¿Qué pasa después?

Las negociaciones comerciales están en curso y Trump podría optar por retrasar la implementación de nuevos aranceles en septiembre. Primero amenazó con imponer los impuestos adicionales en mayo, y luego dijo que la amenaza estaba fuera de la mesa después de reunirse con el presidente de China, Xi Jinping, en junio.

Pero esta semana volvió a cambiar de rumbo, luego de que su equipo de comercio regresara de las conversaciones en Shanghai. El presidente no estaba contento con que China no hubiera ofrecido promesas concretas de comprar productos agrícolas estadounidenses durante las conversaciones.

Trump dijo el jueves que el nuevo arancel comenzaría en un 10%, pero que eventualmente podría aumentar.

“Se puede levantar por etapas, por lo que estamos comenzando con un 10% y puede elevarse mucho más allá del 25%”, dijo el presidente. “Pero no estamos buscando hacer eso, necesariamente”.

Walmart, Costco, Target y cientos de otras compañías han pedido a la Casa Blanca que elimine los aranceles existentes y dijo que los nuevos impuestos tendrían un impacto “significativo, negativo y a largo plazo” en las familias y empresas estadounidenses.

Un informe estima que los aranceles ya le están costando al hogar típico de EE.UU. más de 1.200 dólares al año, incluso antes de que se lleguen a aplicar nuevos aranceles en septiembre. Cuando Trump aumentó los aranceles en mayo, golpeó a algunos bienes de consumo, como equipaje, bicicletas, bolsos, sombreros y guantes de béisbol.

-->